Si enseñas a no excluir, no necesitaremos hablar de inclusión
27 Sep 2014

Las terapias asistidas por caballos.Un enfoque psicopedagogico

Las terapias asistidas con animales tienen su inicio en 1872 en Inglaterra. En 1875 Chassaignac, neurólogo francés descubrió que un caballo en acción mejoraba el equilibrio, el movimiento articular y el control muscular de sus pacientes y en 1944, la Cruz Roja Americana organiza, en el Centro para Convalecientes de la Fuerza Aérea de Nueva York, el primer programa terapéutico de rehabilitación de los aviadores. Es en 1953 que el Dr.Boris M. Levinson, instituye la Terapia Asistida con Animales (TAA).

 

Se conciben de dos maneras diferentes:

Actividades asistidas con animales: están dirigidas a una meta que puede ir desde ejercicios terapéuticos, al juego o esparcimiento con el animal; se relacionan con los intereses de la persona, tanto en relación a la especie animal, como al tipo de actividad a realizar; tienen significado en algún nivel para la persona, ya que para la mayoría de los beneficiarios, los animales están de alguna forma relacionados con la salud y sentimientos de amor, felicidad, armonía y vitalidad más que con rehabilitación.

Terapias asistidas con animales:Son intervenciones dirigidas hacia un objetivo específico como parte integral de una proceso de rehabilitación, mediante la interacción entre animal y paciente. Si bien es una terapia que podemos escoger hacer, debe ser planificada por un profesional, basada en una evaluación previa para poder determinar cómo hacerla, cuándo hacerla, qué objetivos y actividades hacer en función de las particularidades de cada individuo que accede a ella. La Terapia Asistida por Animales es instrumento para la prevención de la disfunción y /o mantenimiento o mejoramiento de la función o calidad de vida, lo que ya se ha demostrado científicamente.

Desarrollo

Hablar de terapias con animales, es un tema apasionante, pero mi gran amigo Daniel Comín, me especificó, claro y conciso y hacia allá me dirijo.

La equinoterapia como comúnmente se conoce, es la utilización del caballo con fines terapéuticos, dirigidos a la estimulación y/o rehabilitación de las áreas que nos conforman como seres humanos: física, cognitiva y socio emocional. Su implementación se enfoca a tres áreas, las cuales están bien delimitadas y trabajan objetivos terapéuticos diferentes: salud, educación y deporte.

Edith Gross expresa que existen tres principios terapéuticos en esta intervención que coadyuvan o integran lo explicado anteriormente:

Transmisión del calor corporal: el calor que transmite el caballo es aproximadamente de 38 oC utilizado para distender y relajar musculatura y ligamentos y estimular la sensopercepción táctil, además el mayor flujo sanguíneo estimula el sistema circulatorio, lo que beneficia en general la función fisiológica de los órganos internos. Su valor psicoterapéutico es que el calor del caballo adquiere gran instrumento en el área psicoafectiva y posibilita utilizar la Hipoterapia con excelentes resultados en la estimulación temprana.

Transmisión de impulsos rítmicos: El caballo transmite impulsos rítmicos al cinturón pélvico, columna y miembros inferiores del jinete. La motricidad del ser humano se realiza por medio de estímulos dados desde la periferia y esto proporciona estímulos fisiológicos que regulan el tono muscular y desarrollan el movimiento coordinado. Su valor psicoterapéutico radica en que provocan una gama de experiencias sensoriales que se van integrando y posibilitan la integración sensorial. La sensación de impulso hacia delante y de avance restablecen la confianza en el propio yo que posibilitan que el paciente experimente nuevas reacciones psicológicas en relación con él mismo y el entorno.

Transmisión de un patrón de locomoción tridimensional, equivalente al patrón fisiológico de la marcha humana: Adquiere gran importancia en el tratamiento de disfunciones neuromotoras como la parálisis cerebral. El cerebro humano no sólo registra movimientos aislados, sino toda una gama de patrones motores. El patrón fisiológico de la marcha humana que el paciente realiza durante la monta se graba en el cerebro y con el tiempo se automatiza, lo que posibilita su transferencia a la marcha pedestre. Su valor terapéutico radica en el área psicoafectiva y pedagógica porque desarrolla en el ser humano cualidades socio – integrativas como la comunicación análoga (no verbal), la tolerancia, la paciencia y el sentido de responsabilidad, lo que promueve cada vez más la integración de la equinoterapia al área educativa, especialmente la educación especial.

El desarrollo de las posibilidades expresivas, motrices y creativas a partir del cuerpo, lleva al niño a centrar su actividad e interés en el movimiento y el acto y lo que de ello se deriva: estimulación y aprendizaje lo que propicia un equilibrio en sus dimensiones motriz, afectiva, cognitiva y social y de manera global lo podemos reflejar en este esquema:

Se propicia entonces la estructuración de la personalidad, se favorecen la evolución y adaptación de los comportamientos motores, afectivos, sociales y cognitivos de cada individuo con su entorno en una relación dialéctica: sujeto – cuerpo – entorno.

Muchas veces vemos en las áreas donde se realiza esta práctica terapéutica, que simplemente se monta al niño y se le da vueltas por la pista sin que haya un proceso de interacción, con poco o nulo conocimiento por parte de quien la imparte hacia dónde debe dirigir su intervención, cuales son las características de ese niño, qué área está más afectada, por donde comenzar y mucho menos existe un proceso terapéutico, donde debe existir :

Es un proceso estructurado, secuenciado, con objetivos definidos y que parte:

¿Cuáles? Son las necesidades más importantes de los niños/as según las etapas evolutivas

¿Qué?

Capacidades debo potenciar

Área necesita ser intervenida prioritariamente

Estrategias terapéuticas son las más indicadas

Orientación necesita la familia para poder apoyar el proceso terapéutico

¿Cómo?Determinar los objetivos prioritarios para un caso concreto y evaluar los logros de los niños y del programa de intervención

Desde mi perspectiva o enfoque este tipo de intervención, que se sustenta en la psicopedagogía, donde el trabajo puede hacerse desde abajo o pie en tierra sin necesidad de montar al niño, o montado, con un trabajo lúdico y motivante, la intervención debe dirigirse a:

Desarrollo de habilidades ocupacionales

Manejo de comportamientos problema

Fortalecimiento emocional

Desarrollo y estimulación del habla

Desarrollo de habilidades sociales

Desarrollo de habilidades de aprendizaje

Normalización de alteraciones sensoriales

Conclusiones

equinoterapia-elaimeComo he explicado en este breve artículo, las terapias asistidas con animales, no son una intervención al azar, es un proceso que lleva una secuencia terapéutica, que parte de una evaluación, hasta el desarrollo y evolución de los objetivos propuestos en relación a las particularidades de cada individuo que llega a nuestras manos. Se establece un vínculo emocional, social, y físico, “el movimiento psíquico resulta de la significación que progresivamente va adquiriendo el movimiento corporal primero y después por uno mismo. Sobre esta base de significaciones, da sentido y hace que nazca la organización afectiva – cognitiva”

Ahora los llevo a una reflexión que cada uno de ustedes hará desde su propia perspectiva: ¿Su hijo recibe equinoterapia?

“El caballo no cura, rehabilita” (Elaime Maciques)

Fuente:Autismo diario

Valora este artículo
(1 Voto)
JoomShaper

Compare Products

To compare with other products, close this box and click on "Compare" button of other product.