Si enseñas a no excluir, no necesitaremos hablar de inclusión
29 May 2014

Ansiedad y los trastornos del espectro autista

Sabemos, por  estudios realizados,  que los estados de ansiedad, en personas con TEA, están muy relacionados.  No  nos tiene  que sorprender , cuando vivimos en una sociedad, con demasiada información cada segundo, tanto imprevisto y cambios constantes a todas horas. Las personas con TEA, tienen una disfunción ejecutiva, les resulta difícil, tener habilidad, para planificar, futurizar lo que puede pasar y las consecuencias que puedan tener, además de pensar en ellas.

Normalmente, muestran alguna inflexibilidad ante los cambios, y más si no le han avisado antes y no son predecibles.

 Según estudios, los índices de más ansiedad en personas con TEA, se muestran al llegar a la adolescencia y en la edad adulta, y no es para menos.

Para un adolescente con TEA, le resulta difícil, estar costantemente en las conversaciones de sus compañeros, si todo gira, en dobles sentidos, sarcasmos, bromas, etc, que son difíciles entender para el. Puede que sus temas de interés no concuerden en nada con los de su grupo de pares. Por ejemplo, le puede gustar hablar sólo de aviones, cuando sus compañeros hablan de fútbol solamente. En el caso de las chicas, puede ser incluso más difícil, porque los temas de conversación en la adolescencia se vuelven muy sociales ( moda, amores platónicos, mucha importancia a la apariencia física y la estética...) cosas que quizás las chicas dentro del espectro no controlen o ni siquiera le interesen.

 Puede ser, en los adolescentes con TEA de alto funcionamiento, sobre todo, que tengan conocimiento de sus dificultades sobre esto, aunque a veces, hay que trabajar, la autoconciencia y autorreflexión. Muchas veces, si les preguntas, pueden decirte que no les pasa nada, simplemente por evadir el tema... Quizás, ellos no tomen la iniciativa de contar si pasa algún problema, tendremos que ser nosotros, los docentes y profesionales, junto con la familia, los que tomemos la iniciativa, preguntándoles, si pasa algo que no está bien, o algo les preocupa. 

 Las personas con TEA, tienen dificultad con los contenidos abstractos. Tenemos que ir a la información concreta. No valdrá de mucho, preguntarles si todo va bien, porque quizás ese "todo" no lo entiendan. Es mejor preguntar si se sienten cómodos en las conversaciones con sus amigos, si alguien se burla de ellos, etc, para poder ver realmente cuál es el problema y poder ayudarles. 

 Al mismo tiempo, las personas con TEA, tienen dificultad, con la tolerancia a la frustración, son muy perfeccionistas, y les es difícil asimilar la crítica. No es porque no quieran, tienen una disfunción en el control emocional, que les dificulta esta serie de cosas. Esto, no ayuda nada para controlar la ansiedad, y a veces, puede ser una bomba de relojería. 

 Los estudios afirman, que para trabajar los estados de ansiedad y fustración en las personas con TEA, lo mejor es la terapia cognitivo-conductual, aunque a veces, es necesario apoyar con medicación.

 Para poderles ayudar nosotros, tenemos que comprender y respetar la forma de pensamiento de estas personas y su estado de ansiedad frente algunos entornos o acontecimientos del día a día:

 - Usaremos la anticipación como recurso fundamental, para organizar sus horarios y cosas que hacer, con agendas, calendarios, etc. 

- Si hay imprevistos, decidselo inmediatamente, aunque al principio del día, si la persona tiene buena comprensión oral, le podemos advertir que pueden haber cambios. También, podemos utilizar el pictograma de cambio, y tenerlo siempre a mano, para mostrárselo, cuando sea necesario.

- Evitaremos ponernos nerviosos, cuando la persona esté nerviosa. Tampoco le digas: ¡Cálmate! En vez de ayudar, puede empeorar la situación.

- Ayudale a calmarse, cambia de tema, por uno que le guste, si del tema que estáis hablando le causa angustia, ya lo retomaréis en otro momento.

- Haced una lista de cosas relajantes, para utilizar cuando tenga ansiedad, por ejemplo: dar un paseo, respirar 10 veces seguidas, jugar un rato al ordenador, etc.

Si pone la ansiedad como excusa para no esforzarse no cedas, procura ver lo que realmente pasa y dale apoyo, pero no le retires la tarea. 

*Un alto porcentaje de las personas con autismo sufren de depresión y los trastornos de ansiedad. entre el 42% y el 80%" Guido D'Angelo, PhD.

 Fuente:Marta Montoro, equipo Mon blau

Modificado por última vez en Jueves, 29 Mayo 2014 09:23
Valora este artículo
(0 votos)
JoomShaper

Compare Products

To compare with other products, close this box and click on "Compare" button of other product.